martes, 18 de febrero de 2014

Crónica de mi día de San Valentín



Buenos días a todos,

He necesitado unos días para asumir la resaca de San Valentín, fue un día intenso y me encantaría relataros como lo sentí.

Me desperté como siempre a las seis y media de la mañana, apagué el despertador y cogí el móvil rápidamente, abrí internet para comprobar si “Ocho corazones y un San Valentín” estaba disponible en la web (www.nuevaeditoradigital.com) y así era, en el apartado de Lectura Libre  había un espectacular espacio para la Antología que se podía descargar gratuitamente. Consiguió que me relajara, el miedo a que algún diablo hubiera interrumpido la publicación habrían acabado conmigo.
Me duché y cogí mis cosas para acudir a mi trabajo, que aunque hoy me quedara el primer momento más importante como escritora, debía de cumplir con mis obligaciones. De camino al coche informé al resto de corazones mediante Facebook de que ya estaba disponible el enlace y que promovieran como locas para que todo el mundo pudiera comenzar a compartir y descargar.
Cogí mi tan preciado Volskwagen Polo y manejé durante treinta minutos hasta aparcar en el lugar para empleados de mi oficina, caminé hasta mi puesto de trabajo aparentemente calmada, pero mi interior me gritaba, temblaba y daba saltos, cosa que debía de disimular, hasta que dejé mi bolso y mis compañeros, me recordaron “Es hoy” “Iré” y ya no pude evitar ponerme colorada y sentirme avergonzada, no sé por qué,  estoy orgullosa, pero la mezcla de sensaciones se adueñó de mí.
Tuve que controlarme y comenzar con mi dura jornada laboral como si de un día normal se tratase, aunque mi mente en ese momento estaba en los mensajes que recibía de las personas que se estaban descargando la Antología, y los de mis compañeras (el resto de corazones) igual de nerviosas que yo.
Ya eran las nueve y media hora del desayuno, se acercó mi jefe para darme unas instrucciones y nos acompañó hasta el ascensor, en ese momento salió una compañera anunciándome que la presentación del corte inglés la acababa de escuchar en RAC105, atónita por lo que estaba oyendo miré a mi jefe el cual tenía cara de asombrado, y no es para menos, lo estaba yo imagínate él que se acababa de enterar que presentaba mi primer libro en el Corte inglés, nada más y nada menos…
Caminamos yo y mi compañera hasta el Ikea, la pobre tuvo que aguantar mis nervios, mis risas tontas incluso mis tonterías, pero ella aguantó como una jabata entendiendo como me podía sentir.
Tras desearme todo el mundo suerte y muchos enterarse de lo que había escrito ya que muchos ni se habían enterado, me despedí de todos y salí directa a casa de mi madre. Allí estaba mi marido esperándome para comer juntos, él tenía trabajo y no podía venir a la presentación al menos al inicio, así que comimos relajadamente (o al menos lo intentamos ya que comenzaba a estar eufórica). Me cambié de ropa y preparé todo lo que debía de llevarme, el discurso que había leído cien veces, las fantásticas galletas que pedí a Sugar Dreams Sevilla y los marca páginas que había diseñado para regalar a los asistentes.
Eché un vistazo al móvil y contesté a mis foreras las mamas de octubre del 2009 que llevaban todo el día haciendo una fiesta en el wassap aunque estemos a miles de kilómetros estuvieron presentes todo el día, son mis fans número uno todas y cada una de ellas; leí un mensaje de Facebook de Olivia Ardey que me informaba de que la entrada que había colgado en su blog de la antología llevaba ya doscientas visitas, todo un éxito. Le agradecí una vez más que hubiera colaborado con nosotras, y me sentí afortunada de haber podido hablar con ella, me deseó suerte para la tarde y decidí dejar el móvil a un lado. (echo difícil de cumplir pero…)
Estresé a mi madre si acaso podía más, porque hacía mucho tiempo que no la veía tan nerviosa, incluso enfadada del nerviosismo. Le di un beso y mis abrazos a mi marido, que no paraba de sonreír y decirme que intentaría llegar, y marchamos yo y mi madre hacia casa de mi mejor amiga, mi maquilladora particular.
Al llegar tuve la noticia del año (espero que no me mate por contarlo pero me arriesgaré) me enseñó su primera ecografía, así que las tres comenzamos a gritar y a llorar como tontas, es mi amiga desde los doce años y aunque ahora no nos veamos tanto como nos gustaría siempre estamos cuándo lo necesitamos. La emoción crecía y yo estaba de los nervios, pero me pude relajar mientras pasaba por la sesión de maquillaje (soy malísima para estarme quieta) así que tras escuchar, para lucir hay que sufrir terminamos y cogimos mi coche para ir hacia el centro de Barcelona. Aparqué en el parquin de un hotel cercano gracias a ser socia a una de las páginas de párquines con descuentos (no voy a dar más publi que me paguen si quieren que los nombre :p) y Bajamos Paseo de Gracia como si llegáramos tarde y aún quedaba una larga hora.
Al llegar a la planta sexta vi el cártel anunciando mi presentación, madre mía que sentí, mi estómago se cerró, mis manos temblaban, tenía ganas de llorar, de reír, de gritar… Me acerqué a la estantería dónde se encontraban todos mis ejemplares (al lado de los de grey, ala James yo también estoy, toma!) y me hice fotos con mi libro emocionante, no, lo siguiente.
Vi que se acercaba Julia media hora antes como habíamos quedado, y tras darle dos besos y hablar de cómo se desarrollaría todo me sentí un poco más calmada. Me asomé a la sala y casi me desmayo, me recordó a las ruedas de prensa de la televisión el photocoll del Corte Inglés detrás de una enorme mesa con dos micrófonos subida a un pedestal y filas de sillas ordenadas una al lado de la otra, mi madre para ayudarme, solo se le ocurrió decirme “Como impone”, si gracias mami necesitaba eso para relajarme un poco.
Llegó una compañera de trabajo y tras abrazarla vi que llegaban más personas Yolanda una de mis foreras de Mamas de octubre 2009 no me lo puedo creer ha venido y con un regalo, un corazón de Mi Momento para ponerlo en la camisa con un imperdible y un cuadro con la portada del libro, guau comienzo a estar histérica. Veo que aparece Yasnaia artífice de las espectaculares galletas del libro, una sevillana que ha tenido que venir a Barcelona y no lo ha dudado en venir a verme.
Me dijeron que entrara a la sala y para mi sorpresa, estaba llena de desconocidos, ¿cuándo habían entrado? Ni idea… Me senté en el centro de la mesa y veía a todos los asistentes, la mitad no los conocía y eran mayores. Comenzamos, escuché mientras observé que se colaban cuatro compañeros de trabajo más, un amigo, y dos familiares.
Julia comenzó leyendo una carta que el director de Éride me había escrito en la que decía que era un honor trabajar conmigo, e informando a los asistentes que Mi Momento estaba en sus manos y que pronto tendríamos noticias, y me tocó el momento que tanto había ensayado para nada, un poco nerviosa empecé a relatar cómo había comenzado en esta aventura literaria, pero gracias al apoyo, aplausos y sonrisas de los asistentes fui yo, conseguí relajarme y divertirme.

Lo único que recuerdo es que hablé, firmé libros, me desearon suerte e incluso alguna lágrima vi desde mi posición. Y quiero dar las gracias a los que pudieron venir, a los que no, pero me desearon suerte, y a los que estaban conmigo a través de wassap, Facebook, y redes sociales. Y me gustaría que hubieran estado dos personas que no estuvieron por fuerzas mayores, una me la reservo para mí ya que es doloroso, y la otra sé que desde el cielo estaba apoyándome un beso yayo.

Gracias a todos por hacer que San Valentín de 2014 no lo olvide en la vida.